http://static.tumblr.com/tqhzz6f/j4Im7qsjj/style.min.css Maria Josep Serra Maria Josep Serra
Subscribe to Maria Josep Serra by Email You can

Blasco, Cotino, Camps y Mónica Oltra

Publicado en eldiariocv 

¿Qué quieren que les diga? No entiendo la sanción y la propuesta de expulsión a la diputada de Compromís, Mónica Oltra, por el Partido Popular y su jefe de filas en el parlamento autonómico, Juan Cotino. Cuando Rafael Blasco, condenado a 8 años de prisión y 20 de inhabilitación por malversación, trafico de influencias, prevaricación y falsedad, ha mantenido su acta de diputado durante todo el proceso.

Aunque Blasco ha renunciado a regañadientes, cuando escribo estas líneas, al escaño que obtuvo con la formación conservadora, me parece grave, que tras conocer la sentencia, Cotino haya dicho que mientras no fuera firme no pensaba hacer nada. Y que el ex presidente de la Generalitat, Francisco Camps, adujera desconocer lo ocurrido bajo su mandato pero defendiera la “presunción de inocencia” de su fiel colaborador a pesar de la contundencia de las acusaciones. Y, sobre todo , que ninguno de los dos se haya  preocupado ni preguntado por qué el dinero público destinado a ayudar a los más necesitados se utilizara para comprar inmuebles de lujo en España y en Estados Unidos.

El caso Cooperación es un desfalco investigado por dos diputadas: la socialista Clara Tirado, y Mireia Mollà, de Compromís, que han sufrido los ataques y las amenazas de la trama como demuestra la flagrante conversación telefónica entre Augusto César Tauroni, en prisión desde el inicio de la causa, y el abogado de Blasco, José Vicente Gómez Tejedor. “La violamos o cualquier barbaridad, ¿no?”. “Sí, lo que sea”. “Más quisiera la pobre, en fin”, añade el abogado.

No tengo el gusto de conocer personalmente a la parlamentaria Mónica Oltra. Sí a Juan Cotino desde su etapa como concejal en el ayuntamiento de Valencia. Y se ha pasado con la pantomima de abrir un expediente de expulsión de un mes contra Oltra. He visto muchos plenos en esa cámara. Casi todos los parlamentarios han abusado del tiempo marcado para sus intervenciones, han insultado, han interrumpido, y han llegado a abandonar el hemiciclo. Nunca pasaba de ahí. Luego llegaban las disculpas. Es lo que hizo la parlamentaria de Compromís. Perdonar cuando Cotino le espetó que no conocía a su padre, sabedor de que la diputada fue inscrita en la partida de nacimiento con los apellidos de su madre.

Hace tiempo que no voy por las Cortes Valencianas. Las nuevas tecnologías permiten ver y escuchar los plenos desde cualquier lugar del mundo. Así fue el día del debate de la “rebelión” de Oltra. Y créanme. Es absurdo el revuelo propiciado por el presidente de la institución. Dos llamadas de atención como ocurre tantas veces. Me pareció ridículo que Cotino se empecinara con el tema y llegara a suspender el pleno. Pero resulta harto infantil que haya llegado hasta la sanción, porque al final, como dice el refranero español: “Unos tienen la fama, y otros cardan la lana”.

Rafael Blasco, ex de casi todo en el Gobierno Valenciano y en el PP,  que ha seguido pululando por el parlamento como si nada y cobrando un sueldo público, ha sido condenado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana como  autor de un delito continuado de malversación de caudales públicos, de tráfico de influencias, de prevaricación administrativa y de falsedad en documento oficial. Y le quedan más causas pendientes.

¿Todavía se preguntan en el Partido Popular qué han hecho mal para que sus militantes hayan huido en desbandada y hayan dejado de votarlos?


En clave valenciana

Publicado el 26 de mayo en eldiario

Nada que no supiéramos. Los resultados de  las elecciones europeas en la Comunidad Valenciana muestran con claridad el desplome del Partido Popular. Marcan el final de una  época de mayorías absolutas,  y espero, que también, de parlamentarios imputados por corrupción. Además inciden en lo que ya se vislumbraba en las pasadas elecciones generales y autonómicas; el ocaso del bipartidismo y la entrada de nuevas formaciones en el parlamento y en los ayuntamientos.

El tripartito, PSOE-PSPV, EUPV y Compromís, al que tanto miedo le tiene la formación conservadora, sigue en ascenso pese al acoso y derribo del que ha sido protagonista. Han conseguido aglutinar el 39,92% de los votos, que sumados a los obtenidos por PODEMOS, el 8,24%, supone un giro rotundo en la gobernabilidad de la Comunidad Valenciana tras más de 20 años de liderazgo popular.

Ha quedado claro que PODEMOS, contra todo pronóstico, ha conseguido restar votos al tripartito aunque en la Comunidad Valenciana se sitúa por detrás de UPyD, que hasta el momento no ha podido acceder a las Cortes Valencianas. En las pasadas elecciones autonómicas, el partido que lidera Rosa Díez obtuvo 60.859 votos, frente a Compromís que se alzó con 176.213 votos, y EUPV con 144.703. Y aunque los datos no son extrapolables en toda su extensión, entre otras razones porque la participación varía del 75,49% de las autonómicas, al 50,04% de las elecciones europeas, sí marcan una ruta en la Comunidad Valenciana que se inició, entre otros, con la vuelta de Esquerra Unida al Ayuntamiento de Valencia en 2011 tras años de ausencia.

Está por ver qué hacen los partidos más afectados por los comicios. De momento, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ya dijo anoche que los adversos resultados era una buena noticia. Y el valenciano González Pons que la culpa de la debacle la tienen los simpatizantes de su partido que se han abstenido frente a una izquierda que se ha lanzado a la calle. Los socialistas valencianos también siguen perdiendo aunque acorten distancias con el PP; y Compromís, a pesar de cumplir su sueño de colocar a su candidato, el periodista Jordi Sebastià, en el parlamento europeo, no ha visto cumplidas sus expectativas.

Todavía queda un año para las elecciones autonómicas y municipales. Un año de más crisis, de más paro, de importantes resoluciones judiciales que afectan, sobre todo, al partido gobernante. ¿Cómo van a actuar los dos partidos estatales sin apenas implantación en la Comunidad Valenciana, UPyD y PODEMOS?

Tuve la oportunidad de ver el acto en Valencia de PODEMOS. Fue en el gran patio de recreo del colegio público Teodoro Llorente, situado en Juan Llorens, justo donde ayer voté. Y estaba lleno. A la entrada los simpatizantes repartían chapas del partido que dirige el televisivo Pablo Iglesias. En el interior la gente aplaudía las intervenciones bajo un sol intenso, mientras se vendían camisetas y todo tipo de objetos para sufragar la campaña, cuyo presupuesto, de 110.000 euros, con desglose de gastos , se puede ver colgado en su página de Internet.

Las elecciones europeas, que empezaron sin pena ni gloria, han devenido en una gran sorpresa por sus inesperados resultados. Los valencianos tenemos cuatro representantes: dos mujeres y dos hombres. Inmaculada Rodríguez-Piñero, del PSOE; Marina Albiol, de EU; Esteban González Pons, del PP; y Jordi Sebastià, de Compromís.

Mujeres en Europa

Como a muchos europeos, por diferentes razones, la campaña para las elecciones del próximo domingo, en la que por primera vez se elige al presidente de la Comisión, asunto que todavía está por ver, no me ha interesado como ciudadana. “Era rara”, ha escrito Josep Ramoneda, “como una obra de teatro sin público”. Así que decidí ponerme las pilas y ver y seguir en directo el #TellDEBATE entre los cinco candidatos por televisión y twitter.

La inmersión dio resultado. Llegué a sentir que formaba parte de un antiguo proyecto muy ambicioso que andaba un tanto a la deriva. Cuatro hombres y una mujer. Sin embargo, ella refrescó mis pensamientos. Ska Keller (@skaKeller), de 32 años, parlamentaria desde el 2009 del Partido Verde Europeo. Dispone de estudios Islámicos, Turcos y Judíos por la Universidad Libre de Berlín y habla seis idiomas, uno de ellos el español. La última proyección de voto del parlamento europeo, la del 12 de mayo, otorga a los Verdes 52 escaños, es decir, subirían 5 y por primera vez adelantarían a la Izquierda Unitaria.

También me quedé con el compromiso de que uno de ellos sería el próximo presidente de la Comisión dependiendo de los resultados, como prevé el Tratado de Lisboa, y no de los acuerdos a puerta cerrada entre los dirigentes de los 28 países miembros. Pero el presidente del Consejo, Van Rompuy, del PPE, ya ha avanzado que el sustituto de Durao Barroso podría no estar entre los candidatos presentados por las principales formaciones que concurren. Espero que no tenga razón el ninot de Toni Batllori: “sólo podemos elegir a los músicos pero no al director de orquesta”.

Acto seguido me fui al cara a cara en TVE entre Elena Valenciano, la candidata del PSOE, y Arias Cañete, del PP. Anticipo que no vi el debate de ayer, entre seis hombres de seis partidos, que por cierto, fue un fracaso, con el 4,2% de audiencia. He leído que González Pons sacó de su chistera que el Gobierno está creando 7.000 empleos diarios.

Sobre  Cañete y Valenciano sólo diré que el ex ministro no se preparó, quizás pensó que iba a tomar café al bar de la esquina. También le faltó cepillarse los dientes, atusarse el bigote y beber agua. Además de un teleprompter. Valenciano se percató, como casi todos los que estábamos viéndolo, y eso le dio vuelo. Ganó por goleada, algo que se encargó de recordar el propio Cañete al día siguiente. Otra cosa que llamó mi atención fue el comentario (pensaría que era gracioso) con foto incluida, que el periodista @maxpradera le dedicó en twitter a Valenciano: “Cuando se le viene el flequillo a la cara, Valenciano parece una perrita”.

Sigue en eldiariocv

Fabra el adivino

En estado cuántico y/o de ilusión también se vive. Así deben estar los nuevos estrategas que dirigen la política del presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, que estos días festivos anda de tournée diciendo que lo que dicen que será, no será.

Fabra, que se autoproclamó candidato de la formación conservadora que dirige Mariano Rajoy, sin que éste haya dado todavía su visto bueno, afirma que tiene datos de que el tripartito, -PSPV-PSOE, Compromís e Izquierda Unida- no es el virtual ganador en los próximos comicios autonómicos, tal y como apuntan los informes elaborados por  diferentes empresas profesionales.

Muy bien. ¿Dónde están esos datos a los que alude Fabra  sin pudor por tierras madrileñas. ¿Es una encuesta interna sufragada por el Partido Popular? Si es así, ¿por qué no la muestra? ¿Qué pasa entonces con las informaciones contrastadas que señalan lo contrario? ¿Es Fabra un adivino y en la Comunidad Valenciana no nos hemos enterado? No. No es un adivino porque en ese caso no estaríamos donde estamos, en bancarrota y vendiendo a precio de saldo los que nos ha costado un dineral. Son hechos irrefutables que ustedes sí pueden confirmar con sólo apretar una tecla de su ordenador.

Sigue en http://www.eldiario.es/_f0b160f

Se acabó lo que se daba

No sé si los asistentes a la intermunicipal del Partido Popular conocen el merengue pero así es como salieron muchos de los alcaldes, diputados y militantes de la formación conservadora tras escuchar a sus líderes en el Palau de la Música de Valencia. Con un merengue de cuidado. Y eso que era un público especialmente seleccionado para un evento con un claro objetivo electoral que había levantado muchas expectativas y que se ha quedado en agua de borrajas.

El recinto escogido para la ocasión, no era la Feria de Valencia, que vive sus horas más bajas tras la salida de su anterior equipo directivo; vinculado a los excesos de la etapa Gürtel con el bigotes a la cabeza, y que tendrá que someterse el fin de semana que viene al interrogatorio del juez José Castro, que investiga el caso Nóos. En esta ocasión el lugar elegido ha sido más íntimo y pequeño, el Palau de la Música, que no hay que confundir con el de les Arts, que se cae a pedazos. Aún así, minutos antes de llegar el presidente del partido y del Gobierno, Mariano Rajoy, han pedido a algunos simpatizantes que entraran para ocupar huecos vacíos.

El extenso perímetro de seguridad impuesto tampoco ha impedido que los compañeros despedidos de #RTVV, 1.800 familias, hayan  recibido y despedido a los invitados al conclave. Los accesos a los garajes cercanos han sido el lugar escogido para recordar a los populares que la televisión autonómica valenciana no emite desde hace más de cuatro meses, tiempo en el que los trabajadores han seguido recibiendo el sueldo. Hagan ustedes números. Y que quién la cerró fue Alberto Fabra. Un candidato a la presidencia de la Generalitat sin confirmar por la dirección de Génova, que hoy tampoco ha dicho el nombre del elegido para encabezar la lista a las elecciones europeas del 25 de mayo.

Sigue

Mi madre murió indignada

image

No sé que habrá sido de Suárez cuando se publiquen estas líneas. Mi madre, que lo votó como presidente de gobierno, murió hace unos días, el 15 de marzo, en plenas Fallas.

Se fue como quería; sin hacer ruido. En silencio. Sin molestar a nadie. Dejando en su camino mucho amor, bondad, serenidad y sabiduría. Pero también muy indignada y preocupada por el futuro de sus hijos, nietos y amigos. No daba crédito a la actual situación que atraviesa España. Pero lo que más miedo le daba era sus actuales dirigentes. En general, le parecían idiotas, ineficaces y sin corazón. Además de mentirosos y corruptos.

Era una mujer muy inteligente a la que la posguerra obligó a dejar los estudios siendo una niña para ponerse a trabajar. Un hecho que siempre lamentó pero que  subsanó con el tiempo. Estudió, creció y evolucionó hasta convertirse en la gran mujer y madre que ha sido. Llegó sola a Valencia; llorando en un tren desde Albacete, según me contaba. En el anden la esperaba su hermana mayor. Trabajó de doncella en la casa de un famoso abogado valenciano, y después en una fabrica. Entonces apenas sabía leer y escribir. A sus tíos los habían fusilado, y a su primo hermano, Tomás, alcalde de Fuentealbilla, se lo llevaron una noche y nunca supieron nada de él. De Los Molina, -apodo familiar porque tenían el molino del pueblo-, ya no queda nadie.

En los últimos tiempos recordaba cómo había vivido tras la guerra, a pesar de que había disfrutado, y mucho, de la democracia y de la vida. Mi madre, al contrario que Suárez, se fue, para bien y para mal, con su memoria intacta, y consciente de los drásticos cambios que se producían en su adorado país, para el que había trabajado sin descanso desde que era una cría, y con el temor de que le recortaran todavía más su exigua pensión. Se fue indignada. “Escribe cariño”, me decía. “Nunca dejes que nadie te pisotee. Y no tengas miedo. Sobre todo no tengas miedo”, insistía.

Progresista y laica, hasta hace pocos días todavía se manifestaba por las calles indignada por los  recortes a sus derechos como mujer y trabajadora. Se quedó viuda muy joven, -mi padre Miguel murió de cáncer con 50 años- y tuvo que trabajar mucho para sacar adelante cuatro hijos. Y lo hizo. A pesar de las Matos, Sorayas, Gallardones, Fabras, Cotinos, Camps, y la larga lista de la farándula política.

La hemos despedido con coplas, que cantaba como nadie, y la música de Paco de Lucía. Le prometimos que no lloraríamos y que lucharíamos por un mundo mejor. Que intentaríamos ser felices. Hoy es siempre todavía.

La foto es de la semana anterior. Se llamaba Isabel.

Publicado en eldiariocv el 22/3/14 

La infanta imputada y Camps de testigo

Cuando escuché a uno de los caros abogados que defiende a la hija del rey, hablando de la obnubilación que padece la infanta por su marido, Iñaki Urdangarin, para justificar su participación, consciente y activa, o no, -ya lo dirán los tribunales- en las empresas Nóos y Aizoon, pensé que estaba viendo Corazón. Pero no. Era Jesús-María Silva, catedrático de derecho penal y socio-director del bufete Molins & Silva; especialista en blanqueo de capitales, y corrupción pública y privada, entre otros, el que sonriendo, aducía que “amor, matrimonio y desconfianza son absolutamente incompatibles”. El penalista insistía en esta línea de defensa tras conocer la nueva imputación de la infanta, esta vez, por fraude fiscal y blanqueo de capitales.

Cristina de Borbón, que no ha recurrido -tampoco la Fiscalía, que sí ha pedido al juez instructor, José Castro, que cité antes a los inspectores de la Agencia Tributaria que elaboraron el informe que la exculpaba del delito contra la Hacienda Pública-  declarará en Palma de Mallorca, a las 10 de la mañana del sábado 8 de febrero, con paseíllo o sin él. Para el magistrado, las facturas por gastos personales de la infanta y de su marido fueron, claramente, objeto de un doble fraude; ingresos sin tributar en las declaraciones del IRPF; y reducción de la base imponible del Impuesto de Sociedades, al figurar como gastos de explotación sin serlo.

La enamorada infanta, que, según otro de sus abogados, Miquel Roca, acudirá voluntariamente al juzgado, afirmación que ha negado Castro en la misma providencia en la que adelanta el interrogatorio un mes, -a petición de la defensa-, deberá responder sobre los hechos que se le imputan: “Doña Cristina de Borbón y Grecia ha intervenido lucrándose en su propio beneficio y, de otra, facilitando los medios para que lo hiciera su marido, mediante la colaboración silenciosa de su 50% del capital social, de los fondos ilícitamente ingresados en la entidad mercantil Aizoon S.L, procedentes de los lucrados por la Asociación Instituto Nóos de Investigación Aplicada, de las arcas publicas de las comunidades Valenciana y de les Illes Balears”.

Si a algunos les resulta anecdótica la inacabable lista de gastos personales cargados a Aizoon, con clases de merengue incluidas. Es concluyente saber a qué se dedicaba la sociedad de alta asesoría, Aizoon, cuya plantilla, según el auto, estaba formada por cuatro empleados de hogar, una estudiante, una encuestadora que trabajaba para otra persona, un asesor, dos empleados que nadie vio nunca, un chico de los recados, una analista sin regularidad en el trabajo y otra persona con primeros estudios de enfermería haciendo “corta y pega de Internet”. Aizoon era el “andamiaje imprescindible”, el “cauce para el reparto de los beneficios” de Nóos, según el juez Castro.

La investigación, a punto de concluir, está pendiente desde hace meses de que la infanta aclare, o no,  su relación con la empresa que compartía con su marido al 50%. Y explique los dudosos negocios, que al margen de cómo se resuelva la vía judicial, ya han mostrado los que han vivido por encima de sus posibilidades a costa de los demás. “Es imposible”, ha dicho el fiscal anticorrupción de Baleares, Pedro Horrach, “dada la cuantía de los gastos personales, que la cuota defraudada alcance el umbral de los 120.000 euros”.  Ahí está ahora el dilema.

En fin, supongo que después de tanto jaleo, la infanta dirá que no sabía nada como hizo  en su día el tesorero de Nóos, secretario privado de las infantas y fiel asesor del rey, el también imputado Luis García Revenga. El juez Castro estará en Valencia el 31 de enero y el 1 de febrero, para interrogar, entre otros, a 12 testigos e imputados, y ¿cómo no? al escurridizo ex presidente del Gobierno Valenciano, Francisco Camps, que desapareció ante la anterior convocatoria del magistrado para que prestara declaración.

Por último, recordar que Nóos cobró más de 3 millones de euros de las arcas  valencianas por organizar, sin concurso público, unas conferencias deportivas. Que en el año 2005, el ex conseller Esteban González Pons, llegó a firmar un convenio de 5 millones de euros para organizar unos juegos europeos que no se realizaron, pero por los que se pagaron 382.000 euros. Y que en el 2006, Urdangarin y sus socios casi se cargan el Parque Natural de la Albufera con un absurdo plan que no llegó a buen puerto, que preveía la construcción de 2.500 viviendas. El yerno del rey está imputado por apropiación de caudales públicos, falsedad documental, fraude a la Administración y prevaricación.

Publicado en eldiario 

#Caso Blasco en vez de #casocooperación

Todos se quejan pero ninguno deja el cargo. “Mis recursos son menores que cuando comencé mi andadura política”, ha dicho con cara de no haber roto un plato en su vida, Rafael Blasco, ex conseller de casi todo en el Gobierno Valenciano, con socialistas y populares, antes de entrar al juicio en el que está imputado por fraude, prevaricación, tráfico de influencias, malversación y falsificación de documento público en la concesión de las ayudas del Consell a la cooperación internacional.

Pobre. Más de 30 años sacrificado por el bien público.

“Es el momento de la verdad”, ha declarado, al igual que su compañero, el ex presidente de la Diputación de  Castellón, Carlos Fabra, otro político vocacional, que fue condenado recientemente a cuatro años de cárcel por fraude a Hacienda, y con el que ha compartido abogado, Javier Boix, también defensor de  Francisco Camps en el caso de los trajes. Una verdad que todos queremos conocer y por la que el ex portavoz del Partido Popular se enfrenta a 14 años de prisión. Y sólo es una de las piezas del sumario; la que afecta a la Fundación CYES y las subvenciones de 1.827.840 euros de euros que la Conselleria de Inmigración y Ciudadanía, que entonces dirigía Blasco, concedió en 2008 para cinco proyectos en Nicaragua, donde apenas llegaron 43.000 euros. Otro dato a tener en cuenta es que el importe total de los proyectos ascendía a 2.284.800 euros, de los que CYES, que carecía de la capacidad económica necesaria, debía sufragar el 20% requerido. No aportó nada en su día, y además se gastó casi todo en comprar diversos inmuebles, entre otras cosas.

Augusto César Tauroni, único imputado en prisión, obtuvo contratos en todas las Consellerias que Blasco gobernó. “Fue a través de personas interpuestas y con independencia del ámbito de actuación del organismo público y de los diferentes cometidos y quehaceres a realizar en cada uno de ellos: Bienestar Social, Territorio y Vivienda o Sanidad” El auto no deja lugar a dudas.

Por eso no me extraña que la Coordinadora Valenciana de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo, que ejerce la acusación popular junto al PSPV-PSOE, pida que la causa se llame #CasoBlasco puesto que no se juzga la globalidad de la gestión de los fondos destinados a cooperación internacional de la Generalitat Valenciana, sino “los delitos de una presunta trama que apuntan como máximo responsable al exconseller y su equipo directivo”. Me apunto a su propuesta, y desde aquí la comparto, a la espera, como muchos otros, de que Blasco declare el próximo jueves y nos cuente la verdad de dónde está el dinero de los fondos de cooperación.

Publicado el 7/1/2014 en http://www.eldiario.es/_cda61bc

Somos una mierda

No sé por dónde empezar con este último artículo del año. Y es que la realidad, de nuevo, supera la ficción. Nunca pensé que 2013 acabaría tan mal, en especial, para los valencianos. Pero, sin duda, así ha sido. Señoras y señores, somos una mierda. Pónganle las acepciones que quieran; seguro que aciertan. He dudado titular entre Somos una mierda o La debacle valenciana. Los dos son realistas con los tiempos que vivimos, y si quieren que les diga la verdad, ya no sé si hemos tocado fondo o no. La recuperación, que insisten en vendernos Mariano Rajoy y Alberto Fabra, no la veo. Y si está ahí -ojalá-, es tan imperceptible que, de momento, sólo percibo un gran retroceso.

A punto de acabar 2013, en la Comunidad Valenciana tenemos más parados que el año anterior; 701.300, según la última Encuesta de Población Activa (EPA). Nuestra tasa de paro es del 28,29%, dos puntos más que la media nacional. La catalana es del 22,84%, y la madrileña del 20,05%. Debemos, quiero decir, la Generalitat debe lo que no está escrito. Y lo que deberemos porque han hipotecado una buena parte del futuro. Información que hoy conocemos con cuentagotas, y por supuesto, con retraso. “El desequilibrio financiero de la Generalitat es muy grave”, dice en su informe anual la Sindicatura de Comptes. “El elevado fondo de maniobra negativo al cierre del ejercicio es un indicador de la delicada situación de liquidez y de solvencia a corto plazo”, se insiste desde la institución, que recuerda que ya lo ha dicho otras veces.

La deuda financiera de 2012 fue de 23.817,8 millones de euros; 17.848,5 a largo plazo, y 5.969,3 a corto plazo. La variación ascendió al 64,8%. La base de este incremento fueron los créditos concedidos por el Estado mediante el mecanismo extraordinario de financiación para el pago a proveedores, conocido como mecano, y el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA); ambos a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO). La otra razón radica en la asunción por parte de la Generalitat de la deuda de las entidades que integran el sector público empresarial y fundacional. La sorpresa este año ha sido reconocer, es decir contabilizar, la deuda de más de 2.000 millones de euros de Construcciones e Infraestructuras Educativas (CIEGSA). “Una consejería paralela, opaca y sin transparencia”, como se cansó de denunciar, sin éxito, durante años la ex diputada autonómica por el PSPV-PSOE, Ana Noguera.

También somos más pobres. En cuatro años los valencianos hemos perdido un 10% de riqueza, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). El PIB por habitante ha caído hasta los 19.480 euros; mientras el de Cataluña es de 26.412; y el de Madrid de 28.906 euros. Somos más pobres y también más miserables. El Gobierno que preside Alberto Fabra publicó en el DOGV, la víspera de Navidad, lo que deberán abonar las personas que carecen de cobertura sanitaria porque el nuevo sistema los dejó fuera. Sin embargo, pagamos 200.000 euros diarios por impedir que la plantilla de RTVV haga su trabajo. ¿Por qué razón? El silencio.

A pesar de todo, Feliz 2014!

Publicado en

Juan José Estellés: Arquitecto, profesor, amigo

Hoy mi artículo trata de arquitectura, de amistad y de admiración. De toda una lección de cultura y vida. La de Juan José Estellés, arquitecto valenciano de la Escuela de Barcelona, al que tuve la suerte de conocer y entrevistar hace años. Charla que quedó recogida en el libro Juan José Estellés Ceba, escritos y obra plástica (1935-2007), editado por su discípulo y amigo, Tito Llopis, fundador del estudio de arquitectura Vetges-Tu. El libro acompañaba la exposición organizada por el equipo del MuVIM, que entonces dirigía Romà de la Calle, y comisariada por Llopis. Estellés, integrante del Grupo Parpalló y miembro de honor de la Academia de Bellas Artes de San Carlos, vivió con cierta sorpresa, por su sencillez, el homenaje que le brindaron amigos y alumnos cuando contaba 89 años.

Un homenaje, que hoy, al año de su muerte, se ha ampliado con otra gran exposición donde ejerció la docencia y transmitió su pasión por la vida, la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica, en cuya creación participó en los años sesenta. Hasta mediados de febrero se pueden ver los bocetos de su primer edificio de viviendas, en el número 12 de la calle Reina Doña Germana, todavía bajo el influjo de Raimón Durán i Reynals; junto a otros proyectos posteriores como el de “Santo Tomás de Villanueva”, donde se observan las ideas de Mies van der Rohe. A los que seguirán el Centro de Rehabilitación de Levante, el estadio de fútbol del Levante, y su propia casa en Campo Olivar, Godella. Como buen aficionado al cine, también disfrutó creando y construyendo el almacén, los laboratorios y las oficinas de la Filmoteca Valenciana.

imageTito Llopis, comisario de la exposición. /García Poveda

Juan José Estellés, premio Lluis Guarner, fue un precursor de la arquitectura valenciana de vanguardia, a pesar de las dificultades de la época en la que le tocó estudiar y trabajar. Promoción de 1948. Sólo nueve compañeros en su curso. Tenía 28 años. “En las escuelas de arquitectura españolas no se hablaba de Movimiento Moderno, y si rara vez se hacía alguna referencia a él, era para denostarlo”, le confesará a Llopis. Estellés, que antes de comenzar la carrera se alistó en el ejercito republicano; que fue detenido y encarcelado más de un año tras la guerra, tuvo acceso a Le Corbusier y Niemeyer, por su padre, médico de profesión, que en su juventud había sido crítico de arte en el diario El Pueblo; fundado y dirigido por Vicente Blasco Ibáñez.

Maestro de varias generaciones de arquitectos, vitalista, gran conversador, experto en arte; presidió InterArte, la feria internacional de arte moderno de Valencia. Dibujante, pintor, escritor y un gran nadador. Todo eso, y más, ha sido el valenciano Juan José Estellés. No se pierdan la excelente exposición de su vida, dedicada a la arquitectura, que presenta su alumno y amigo Tito Llopis.

Publicado en eldiariocv

Facturas ocultas, hinchadas y falsas

Suenan todas igual de mal. De juzgado de guardia. No sé qué ocurre, pero, aquí, casi todos los imputados y condenados por ocultar facturas, hincharlas y falsificarlas, siguen en su cargo y recibiendo el sueldo público. ¿Quién es el responsable de esta situación y de la nefasta administración pública que padecemos? Es la pregunta del millón que nadie responde en el Gobierno Valenciano ni en el Partido Popular, cuya formación cuenta con el mayor número de imputados en casos de corrupción. El ex presidente de la Diputación de Castellón, el popular Carlos Fabra, tras alargar la investigación con todas las triquiñuelas legales a su alcance, y dificultar el trabajo de los jueces, como denunció el último de los nueve que instruyó el sumario, ha sido condenado a cuatro años de cárcel por fraude contra la Hacienda pública.

Otro caso espeluznante es el del ex consejero de Solidaridad, Rafael Blasco, imputado por tráfico de influencias, falsedad, prevaricación, malversación y fraude en las ayudas públicas a la cooperación internacional. Más de 3,5 millones de euros de subvenciones de la Generalitat. La primera pieza del caso, que se juzgará después de reyes, corresponde a la concedida a la fundación Cyes (juzguen ustedes si les parece una ONG) por valor 1,8 millones para proyectos en Nicaragua; donde sólo llegaron 43.000 euros. La Fiscalía Anticorrupción pide 14 años de cárcel, la Generalitat, como acusación particular, reclama 11. El ex portavoz del PP sigue en el parlamento valenciano, en el absurdo grupo de los no adscritos, una treta legal que le permite conservar su escaño, su sueldo y  las ventajas que le proporciona su condición de aforado.

Pero volviendo al tema de las facturas ocultas, en la Comunidad Valenciana se encontraron el año pasado más de 300.000 recibos en los cajones, por un importe de 1.850 millones de euros, que nunca se habían contabilizado. Para que se hagan una idea, la cifra superaba el déficit previsto por el ejecutivo en los presupuestos, que era de 1.335 millones de euros. Se sabe que hay más facturas de la misma índole; deuda no imputable a los presupuestos, pero dónde y cuándo aparecerán son siempre un misterio.

Sigue en eldiariocv http://www.eldiario.es/_c44dc45